La etiqueta de eficiencia energética

Vas a comprar o alquilar tu vivienda y, además de ver precio, situación, comunicación, barrio y otras muchas cosas, ahora te enseñan su etiqueta de eficiencia energética. En este post vamos a intentar explicar en detalle qué información nos da esta etiqueta y qué implica una mejor o peor calificación.

Etiqueta de eficiencia energética de proyecto y de edificio terminado

Lo primero es distinguir si la etiqueta de eficiencia energética corresponde al proyecto del edificio, que tendrá el borde de color naranja y la leyenda “CALIFICACIÓN ENERGÉTICA DEL PROYECTO”, o al edificio realmente construido (con los cerramientos e instalaciones definitivos), en cuyo caso el borde será verde y la leyenda “CALIFICACIÓN ENERGÉTICA DEL EDIFICIO TERMINADO”. Esto es importante para saber si la calificación es provisional o definitiva.

A continuación encontramos los datos que identifican el tipo de inmueble certificado (edificio completo, local, vivienda dentro de un bloque…), su dirección, referencia catastral y la normativa energética de aplicación en el momento de construcción (ninguna si el edificio es anterior a 1979, NBE CT-79, de 1979 a 2007 y CTE si es posterior a 2007).

Cabecera etiqueta eficiencia energética

En el pie de la etiqueta de eficiencia energética está el código del registro autonómico y la fecha hasta la que es válido (10 años desde la emisión del certificado); además suele incluir un código para verificar la autenticidad de la misma.

Pie etiqueta eficiencia energética

Y, lógicamente, en el centro es dónde aparece la escala de certificación energética que refleja los dos datos realmente importantes: el consumo de energía y las emisiones de CO2. Esta es la información mínima que debe figurar en cualquier anuncio de venta o alquiler.

Etiqueta de eficiencia energética simplificada

El consumo de energía se expresa en kWh/m²·año, sumándose sin más las distintas fuentes de energía utilizadas (electricidad, gas natural, gasóleo, biomasa…), mientras que el valor de las emisiones de CO2 lo hace en Kg CO2/m²·año, y se obtiene a partir del consumo de energía, con unos coeficientes de paso que dependen de la energía utilizada; los coeficientes actuales penalizan mucho la energía eléctrica y asignan un valor nulo a la biomasa y las energías renovables, si bien hay una propuesta de revisión que refleja mejor las emisiones actuales de la electricidad.

De estos dos valores son las emisiones de CO2 las que determinan la letra que identifica a nuestro inmueble, en la escala A-G, aunque desde el punto de vista económico, el valor que nos interesa es el del consumo de energía.

A la hora de comparar distintos inmuebles, hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales:

  • No tiene por qué haber igualdad entre calificación de emisiones y de consumo de energía, es decir una vivienda puede tener una A en emisiones (por usar caldera de biomasa, por ejemplo), y en cambio tener una F en consumo de energía.
  • Las escalas no son lineales y no tienen límite inferior, es decir, una letra D consume más de cuatro veces más que una con una A -6.96 veces más de media-. Aquí puedes encontrar los consumos relativos de todas las zonas climáticas.

Y como una imagen vale más que mil palabras, quédate con esta, que refleja el gasto relativo según la letra asignada por consumo energético:

Euro Clases 2

Por lo tanto, a la hora de valorar el gasto energético del inmueble recuerda mirar el dato del consumo energético y ¡olvídate de la letra de las emisiones! Y si es posible, pide el certificado de eficiencia energética, ya que con el podrás conocer los distintos combustibles utilizados y, por tanto, calcular el gasto energético teórico del inmueble.

Nota: tanto los consumos como las emisiones se calculan de forma teórica, suponiendo, en viviendas, un uso continuo las 24 horas del día. En uso terciario la intensidad y horas de uso considerados figuran en el certificado de eficiencia energética.

TwitterFacebookGoogle+EmailPinterest
Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *