Presentado el borrador del real decreto sobre auditorías energéticas

El Ministerio de Industria ha presentado el borrador del real decreto que traspone la Directiva 2012/27/UE sobre, entre otros temas, la auditoría energética.

Borrador decreto auditorías energéticas

En él se recoge la obligatoriedad de que las grandes empresas (más de 250 trabajadores y más de 50 millones de euros de volumen de negocio) realicen, antes del 5 de diciembre de 2015, una auditoría energética, tanto de sus instalaciones como de los procesos de transporte y producción, con el fin de identificar los elementos que pueden ser objeto de mejora y así ahorrar en su factura energética, contribuir a la reducción de la energía consumida en el país y, consecuentemente, de las emisiones de CO2.

Estas auditorías deberán repetirse al menos cada cuatro años, con el fin de comprobar la eficacia de las medidas adoptadas y de conocer el gasto de los nuevos procesos o edificaciones implantados en la empresa.

Es importante señalar que la auditoría de los edificios se puede sustituir por un certificado de eficiencia energética en vigor, y la de los medios de transporte por un sistema de gestión energética del transporte.

Las directrices que deben seguir las auditorías son las siguientes (o bien estar realizadas según las normas UNE 216501:2009 y la serie UNE EN 16247):

  • Deberán basarse en datos operativos actualizados, medidos y verificables,  de consumo de energía y, en el caso de la electricidad, de perfiles de carga  siempre que se disponga de ellos.
  • Abarcarán un examen pormenorizado del perfil de consumo de energía de  los edificios o grupos de edificios, o de las operaciones o instalaciones industriales, con inclusión del transporte dentro de las instalaciones o, en su caso, flotas de vehículos.
  • Se fundamentarán, siempre que sea posible, en el análisis del coste del ciclo de vida antes que en periodos simples de amortización, a fin de tener en cuenta el ahorro a largo plazo, los valores residuales de las inversiones a largo plazo y las tasas de descuento.
  • Deberán ser proporcionadas y suficientemente representativas para que se pueda trazar una imagen fiable del rendimiento energético global, y se puedan determinar de manera fiable las oportunidades de mejora más significativa.

Y por último, según el proyecto de RD, las auditorías energéticas solo podrán realizarse por técnicos con los conocimientos teóricos necesarios avalados por una certificación expedida por una entidad acreditada por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

Si este RD se aprueba pronto, podremos decir que estamos ante un buen comienzo para que las empresas vayan tomando conciencia y vean que la inversión en eficiencia energética se recupera en un corto espacio de tiempo. Esperemos que las PYMES (que no están obligadas a realizar las auditorías) sepan ver el enorme ahorro que conlleva la eficiencia energética y se apunten, sino a las auditorías, al menos, a la certificación energética.

TwitterFacebookGoogle+EmailPinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *