Procedimiento

Una vez contratada la certificación energética, los pasos que se siguen son los siguientes:

Comprobación de la necesidad de la certificación

Se revisa la superficie, uso y protección del inmueble para comprobar si, efectivamente, es necesario realizar el proceso de certificación. En caso de no ser necesario se facilita un escrito tipo en el que se justifica el porqué.

Preparación de la inspección

Antes de realizar la visita del inmueble, y para el máximo aprovechamiento de la misma, se procede a la recopilación del mayor número posible de datos (referencia catastral, año de construcción del inmueble, plano de situación…). Además, el propietario debe rellenar un formulario con una serie de datos administrativos y, si los conoce, del sistema de instalaciones del inmueble.

Inspección del inmueble

El técnico realiza la visita al inmueble con la finalidad de recabar todos los datos necesarios para poder emitir la certificación. Para ello será necesario obtener la superficie y altura del inmueble, inspeccionar su envolvente (fachadas, ventanas, techos, suelos y medianerías) y averiguar las características del sistema de instalaciones (producción de agua caliente, calefacción y refrigeración). En el caso de que las instalaciones sean comunitarias será necesario tener acceso al cuarto de instalaciones o bien disponer de las características de las mismas. Si no es posible acceder a los cuartos de instalaciones, estos datos pueden ser facilitados a posteriori por parte del administrador de la finca o de la empresa mantenedora de las instalaciones. En este caso la certificación se completará en cuanto se dispongan de los datos necesarios.

Cálculo y emisión de la certificación energética

Una vez recopilados todos los datos del inmueble se procederá al cálculo de la calificación de eficiencia energética. Este proceso se realizará mediante los programas reconocidos por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, CE3X o CE3.

El resultado de la certificación es la obtención de las emisiones de CO2/m² del inmueble, que según su valor, corresponde a una letra (desde la A -más eficiente- a la G -menos eficiente-). Además de este indicador, también se dan las demandas de calefacción y refrigeración (en kWh por m² y anuales) y las emisiones correspondientes a calefacción, refrigeración y ACS (en Kg de CO2 por m² y anuales).

En el mismo certificado se ofrecen una serie de medidas de mejora, económicamente viables, para reducir dicha demanda energética, la definición de la envolvente térmica del inmueble y las características de las instalaciones.

Registro de la certificación

Una vez obtenido el certificado de eficiencia energética se procederá a su presentación ante la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid (actualmente en la CAM no hay tasa por su tramitación). Una vez revisada la documentación se procederá a la emisión de la etiqueta de eficiencia energética.

Entrega de la documentación

Una vez obtenida la etiqueta de eficiencia energética se procede a entregar al propietario tanto esta etiqueta como el certificado de eficiencia energética.

Plazos

La visita se realizará en la misma semana de la contratación de los servicios.

La realización de la certificación en un plazo máximo de 3 días desde la visita al inmueble.

La obtención de la etiqueta depende de la Comunidad Autónoma de Madrid; en la actualidad el plazo es de dos días.